entrevista a Carla Escareño
DESTACADO DISEÑO Nipol FM

Carla Escareño, la búsqueda constante de ser honesta con una misma

junio 7, 2018

(A)parecerme a mí misma. Carla Escareño, la búsqueda constante de ser honesta con una misma.

Por: Aída López Castro

Exterior. Jardín. Pasa del medio día. La primera banda está por abrir el escenario. Trato de ubicar el rostro de Carla entre el poco público que llegó desde temprano. Batallo un poco. “¿Cómo se verá fuera de Instagram?”, pienso. Busco entre los stands de mercancía. Ahí está; la ubico… por sus tatuajes. Carla Escareño es ilustradora y tatuadora. Dibuja desde niña. Confeccionaba ropa para sus conocidos, luego se percató de las omisiones de algunos detalles que hacían los tatuadores sobre sus diseños y entonces pensó en ser ella misma quien continuara ilustrando lo propio.

Sentadas en el pasto lejos del escenario, Carla y yo cotorreamos. Nos pican unas hormigas. A la sombra de otro árbol me dice que le gusta que puede sentir lo mismo por una persona que por ver el cielo. Comenzamos la charla…

¿Qué te motiva plasmar sobre un cuerpo?

De mi parte me gusta un buen saber que va a estar ahí siempre un dibujo mío, como que un cachito de mí ya forma parte de algo que es muy personal, como tu cuerpo, tu piel (…). Me parece increíble cómo van transformándose los tatuajes de tu cuerpo, contigo mismo; cómo va envejeciendo, imaginarme cómo se va a ver cuando sea vieja o cosas así. Se me hace muy bonito que la gente quiera que algo de lo que tú haces forme parte de ella siempre.

¿Por qué intervenir un cuerpo? ¿por qué marcarlo de esas maneras?

Porque pensamos. Si ya vives en este mundo de las ideas, y hay un montón de ideas, pues tú también quieres diferenciarte, supongo; o expresar quién eres de una manera más fluida. Y a mí la verdad se me hace muy fluido que tengas los tatuajes porque ya ni tienes que hablar, ¡ya están hablando por ti! Ya saben qué te gusta, ya saben más o menos quién eres, y no puedes negarlos, y no puedes cambiarlos (cambiar tu personalidad de un momento a otro) porque ahí van a estar siempre. A mí me parece un acto de mucha seguridad, como quien dice embrace yourself y decir “sí, esto soy yo y lo quiero tener aquí y esto es parte de mí, aunque ya pasaron diez años y tal vez ahorita no lo haría pero por algo me lo hice y también está aquí”. Es como un álbum de recuerdos, de quién eres tú. Como las arrugas: no te sale una arruga repentinamente; la provoca el que hace sabe cuántos años te fuiste a asolear a la playa, y otro día te enojaste, y es una acumulación de un buen de experiencias. Por eso me gusta intervenir y por eso a la gente le gusta que le intervengan el cuerpo.

¿Cuáles son las razones por las que sólo tatúas tu trabajo?

Porque si no estoy haciendo algo que me gusta, me bajoneo muy fácil, entonces no puedo. Por ejemplo, no puedo trabajar en horario de oficina con horarios constantes, porque sí me bajonea. Por lo mismo nunca acepté hacer diseños que yo no hubiera dibujado, con los que yo no sintiera una cercanía porque si lo hiciera así, diría: ¿para qué lo estoy haciendo? ¡Cualquiera lo puede hacer! O sea no está diciendo nada personal, de mí, como si fuera una máquina o algo así. Entonces nunca acepto. Me negué rotundamente. Sí he dibujado cosas de amigos que hacen cuadros o que ilustran o de otros artistas porque me gusta su obra y porque los conozco y porque los admiro. Y entonces sí he tatuado esas cosas, es algo que tiene un valor para mí, no sólo para la persona que lo va a tener siempre. Pero de ahí en fuera, que un simbolito o cosas así, no, no puedo. Y aparte pues si quieres que se dé a conocer lo que tú haces, pues tienes que estar haciéndolo (…) Todo esto es esta búsqueda de ser honesta contigo misma y ser lo más real que se pueda.

¿Qué es lo que tú dibujas, cuál es tu discurso detrás de lo ilustras? ¿De dónde nace, de dónde partes?

Todo nació porque siempre he dibujado, pero nunca podía hacerme un retrato. Una vez le regalé a un exnovio un retrato y él era idéntico y yo no era yo: era otra morra. Entonces eso me sacaba mucho de onda. Yo no podía observarme así tal cual y me pasé muchísimo tiempo (meses) dibujándome todos los días, viéndome en el espejo hasta que un día logré plasmar cómo yo me percibía y ya de ahí fue como ¡güau! ¡Un descubrimiento impresionante! Y me clavé muchísimo en dibujar a mis amigos, a gente que no conocía, así de que les escribía como “quiero dibujar tu barba, mándame fotos” y así como que empecé a conocer también a más personas (…) Aunque no soy yo, por ejemplo, en los flashtattoes, pero pues obviamente todos se parecen a mí, ya tengo identificado cuáles son mis facciones y cosas así, como también esta cosa de aceptarte y de quererte a ti misma. De eso nace: de mi propia autoexploración y de mi descubrimiento de mí misma y lo estoy sacando para compartir algo.

¿Crees importante que otras morras (se dediquen a la disciplina a la que se dediquen) se autorretraten?

Yo creo que sí, que sí es necesario porque es la única experiencia que conoces realmente, o sea la que tú vives. Se me hace extraño que tu discurso sea otro, que sea ajeno a ti porque tú no estás viviendo esa situación. Para mí por lo menos, lo más honesto es desde mí, desde mi situación y desde cómo yo observo y escucho al mundo; desde ahí va a ser honesto cómo voy a transformar esa información en, no sé, algo artístico o de diseño o lo que sea.

Justo hablaba de eso con una amiga hace unas semanas, que ella tiene un proyecto de autorretratos y me decía “es muy raro que este autorretrato es para mí en realidad, pero yo tengo la necesidad de mostrárselo al mundo” o sea como de expresarse. Y justo le dije “es que es como tu terapia, es una manera del lenguaje y el lenguaje sólo funciona si se lo comunicas a otra persona”. Entonces sí, yo sí creo que es necesario que hagas al menos un estudio ahí, ¿sabes? De observación hacia ti misma.

Yo pienso que hay que reapropiarnos de la manera en cómo somos vistas. La foto que te tomes/tomen la subes a redes y no falta la persona que sexualiza tu cuerpo. ¿Cómo crees que se puede combatir eso?

Tienes que aceptar que, así como tú lograste pensar diferente acerca de tu cuerpo, hay gente que va a pensar que sólo es un objeto sexual o que sólo lo vas a usar para provocación, para coquetear, o que va dirigido a un hombre o varios o a quien sea, pero todo en manera muy sexual. Y yo creo que sí: aceptas que va a haber eso. Lo único que yo hago es no responder a ese mensaje porque obviamente en redes sociales te llegan de que “güau, esta foto y blabla”, o sea como opinando acerca de tu cuerpo, ¿sabes? Cuando nadie les pide esa opinión. Tú subes la foto porque tú ya tienes tu idea de quién eres. Lo único que hago es bloquear o dejar en visto, no dejar que eso te trasgreda tampoco, y pues también creo que acordarse de que el cuerpo es natural, , así eres, no puedes cambiar… Bueno, sí puedes operarlo o lo que sea, pero así eres y lo que opinen los demás no es natural, lo que opine la gente es una construcción social. Entonces esto va a cambiar cuando cambie la sociedad, pero tu cuerpo no, tu cuerpo va a seguir siendo así y va a volver a nacer alguien más con senos y con piernas. Ya si ellos lo ven de esta manera y se clavan en estas cosas como sociales, es su asunto. Yo creo que lo mejor es quitarle el poder a esas ideas que no están chidas acerca de la mujer.

¿Con qué mujeres trabajas? ¿Cómo es trabajar con ellas?

Es lo mismo que trabajar con cualquier otra persona, solamente que creo que entre nosotras hay una cercanía hacia no tener miedo a ser vulnerables. En realidad, para mí eso es una fortaleza: dejas la puerta abierta para recibir las cosas en vez de sólo cerrarla y te planteas “yo soy más”. Trabajo con muchas amigas, estoy en una plataforma de intercambio de trabajo (JEFAS) junto a Carla Sariñana, Ale Moreno… Trabajo con Valeria de Casa Atl (CDMX). Justo en JEFAS se habla de que te hacen creer que sólo hay un puesto para una mujer, entonces si eres fotógrafa y ves a otra fotógrafa vas a decir “me va a ganar el puesto”; así de: entre todos estos güeyes, solo hay un puesto y sólo es para una mujer, pues tengo que competir y eso no es cierto. Te tienes que quitar esa idea y más bien captar que ahorita hay uno, pero son como porcentajes: en cualquier momento si tú invitas a la fotógrafa en vez de competir con ella, se van a convertir en dos puestos y en otro y otro y entonces se crea esta comunidad. Esta cosa de intercambio de trabajo es justo para que tú también ganes confianza en lo que haces (…) se va creando una red para mujeres y que todas nos apoyemos y que todas hagamos las cosas lo mejor posibles.

 

La mejor manera de feministar con morras (ajenas o no al feminismo) es…

Que conecten con lo que sienten.

 

Feminista enfiestada. Hago videos y la hago de pedo.

Tw: @AidaRadical

Fotografia: Julieta Díaz de León @julzmoon

Carla Escareño es parte de la fanzine de Nipol FM edición especial Futuro Festival, búscalo en los puntos de distribución o puedes pedirlo en nuestras redes sociales (: 

No Comments

    Leave a Reply

    20 − ten =